1/19
Paisaje

Dialectología quechua

escrito por Vlastimil Rataj
La familia lingüística quechua es formada por un número de dialectos o lenguas quechuas. Hay que advertir que hay una discordancia en cuanto a la denominación de las variedades quechuas. En algunos casos, las diferencias entre los dialectos son tan grandes que la inteligibilidad mutua es casi imposible, de modo que sería más adecuado hablar de lenguas de una familia quechua, como en Ethnologue (Ethnologue: Languages of the World), sin embargo, en muchos estudios sobre el quechua se tratan como dialectos. Como el quechua y el aymara tienen muchos rasgos similares, es posible que sean de origen común, de modo que se podría hablar de una sola familia lingüística: quechumara.
El quechua, como lengua oficial en el imperio incaico, se difundió en las zonas que formaban parte del Tawantinsuyu (el imperio de los incas) y después de la conquista fue fortificado como lingua franca incluso en otras partes fuera del antiguo imperio (especialmente en la selva). El Tawantinsuyu en su mayor extensión abarcaba la zona desde la costa hasta las cuestas orientales de los Andes, y desde el río Angasmayo en el sur de Colombia hasta el río Maule en el centro de Chile (un poco más al sur de la capital chilena). La base de la zona quechuahablante era la sierra del Ecuador, del Perú, el altiplano boliviano y el norte de Argentina y Chile, interrumpida solamente por el aymara en la zona del lago Titicaca.
Las divisiones dialectológicas del quechua más conocidas hicieron en los años 60 Gary Parker (“La clasificación genética de los dialectos quechuas”. Revista del Museo Nacional. Lima, 1963, 32, pp. 241–252.) y Alfredo Torero (“Los dialectos quechuas”. Anales Científicos de la Universidad Agraria. Lima, 1964, II/4, pp. 446–476.). Una revisión de sus clasificaciones fue elaborada por Rodolfo Cerrón–Palomino (Lingüística quechua. Cusco, 1987.). Fue un trabajo difícil porque en la década de los 60 quedaban muchos dialectos del centro del Perú por estudiar, porque se da mucho entrecruzamiento de isoglosas y porque en el pasado había una interpenetración de las hablas quechuas.
No hay ninguna duda en cuanto a la distinción de dos grupos básicos, los dialectos del centro del Perú, llamados Quechua B por Parker y Quechua I (Waywash) por Torero, y los periféricos, denominados Quechua A o Quechua II (Wampuy). Torero después hace una subdivisión del grupo Quechua II en Yungay o Quechua II A (algunos dialectos del norte y del centro del Perú), y Chinchay, otra vez subdividido en Quechua II B (dialectos del norte del Perú, del Ecuador y de Colombia) y Quechua II C (dialectos del sur peruano, Bolivia, Argentina y Chile).
A continuación veamos una división basada en la clasificación de Cerrón–Palomino; la existencia de más de una sub-variedad está indicada por un número entre corchetes.
La división de Ethnologue (Ethnologue: Languages of the World) es más detallada y difiere en algunos nombres de los dialectos. Además, el dialecto de Pacaraos está incluido aquí en el grupo II A. La clasificación comprende 46 dialectos, de los que 17 pertenecen al grupo Quechua I y 29 al Quechua II, en la siguiente distribución: 5 variedades del II A (incluyendo Pacaraos), 14 del II B y 10 del II C (incluyendo el quechua clásico, que está extinguido).
En lo que atañe a la inteligibilidad mutua entre los dialectos, cabe decir que los dialectos del grupo Quechua I (centro del Perú) difieren bastante de los del otro grupo, sobre todo de los que pertenecen a la rama Chinchay (II B y C), e incluso dentro de los dialectos Waywash (Quechua I) hay tantas diferencias que en algunos casos es imposible una comunicación entre hablantes de dos variedades vecinas. Por otro lado, los dialectos del grupo II C (sur) son bastante homogéneos y hasta cierto grado se puede entender los dialectos ecuatorianos (II B).
El número de quechuahablantes es impreciso (debido al bajo prestigio social de los campesinos, que a veces se niegan a declarar al quechua su lengua materna y en los censos indican el español como su primera (y única) lengua). El número total será entre siete y doce millones y medio. Según los datos de Ethnologue el quechua es hablado por aproximadamente 10 100 000 personas (datos de 2000 o posteriores en la mayoría de los dialectos), de los que un millón y medio hablan alguno de los dialectos del Quechua I y ocho millones y medio los dialectos Quechua II, siendo unos 63 000 los hablantes del II A, algo más de un millón y medio del II B y casi siete millones los que hablan los dialectos sureños II C.
Los dialectos con el mayor número de hablantes son el quechua sur-boliviano (3 637 500), el cusqueño (1 500 000), el ayacuchano (900 000), el puneño (500 000), todos pertenecientes al grupo II C y hablados en el sur del Perú (con excepción del quechua sur-boliviano, que es hablado en Bolivia y Argentina); el quichua de la sierra de Chimborazo (1 000 000), el de la sierra de Imbabura (300 000), del grupo II B, ambos hablados en el Ecuador; y el quechua de Huaylas Ancash (336 332), el de Huaylla Huanca y los de Conchucos–Ancash norteño y sureño (250 000 cada uno), todos del centro del Perú (grupo I); después el dialecto del este de Apurímac (200 000), el norte-boliviano (116 483), del grupo II C, y otro representante del quechua ecuatoriano, el dialecto de la sierra de Cañar, con 100 000 habitantes.
Los demás dialectos tienen menos de cien mil hablantes, y los hablados por más de treinta mil hablantes pertenecen todos al grupo I, con la excepción del quichua de Santiago del Estero hablado en el noroeste de Argentina por 60 000 personas. Cabe mencionar también que en Ethnologue figura un dialecto chileno, con una nota de que puede estar extinguido ya y que a lo mejor es un dialecto del quechua sur-boliviano.


Centro de Estudios Ibero-Americanos, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad Carolina de Praga
http://sias.ff.cuni.cz/       http://www.ff.cuni.cz/