1/10
Bienvenidos al pueblo nahua al este de México. Tepecxitla significa en náhuatl Al pie de la montaña. Viven aquí sobre todo los hablantes del náhuatl. La mayoría de las mujeres de 30 años o más no habla español. Los maestros de la escuela primaria bilingüe crearon este tablero en 2006, pero escribieron el texto sólo en español.

Lenguas en México - Náhuatl

escrito por Vendula Hingarová
El náhuatl pertenece a la familia lingüística yutoazteca y, en la actualidad, es la lengua indígena más extendida y más hablada de México. La habla alrededor de un millón y medio de hablantes, o sea, el 24% de todos los hablantes de lenguas indígenas en México.

Hoy día no resulta tan difícil encontrar en México a los hablantes del náhuatl, puesto que en grandes ciudades viven miles de ellos. Sin embargo, escuchar el náhuatl ya puede ser un problema, porque los hablantes de lenguas indígenas suelen hablar español después de salir de sus pueblos natales. Para escuchar el náhuatl hablado hay que viajar a las zonas rurales en Puebla, Veracruz, Hidalgo, Guerrero y S.L.Potosí.
La lengua náhuatl
En los trabajos especializados se emplean tres nombres: náhuatl, mexicano o azteca. Los aztecas precolombinos denominaron su lengua nahuatlatolli (lengua clara, comprensible) o mexicatlatolli (lengua mexicana)). Las versiones cortas náhuatl y mexicano se usan en México hasta hoy día. La primera es más habitual y tiene varias formas de transcripción fonética: náhuatl (la transcripción tradicional en la literatura española), nawatl, nauatl (variante de la región de La Huasteca). El término náhuatl clásico denomina la variante del siglo XVI que se hablaba en Tenochtitlán, el centro administrativo del Imperio azteca. El náhuatl clásico fue documentado en el tiempo colonial en la obra de los misioneros españoles. El nombre mexicano (se escribe aveces mejicano) encontramos en obras españolas de la época colonial, y algunos hablantes denominan su lengua así hasta hoy día. En Europa se hasta hace poco utilizó con frecuencia el término lengua azteca, que se extendió en el siglo XIX en medio de la obra de Alexander Humboldt.
¿Cuántos hablantes hay y dónde se habla?
El número total de los hablantes es imposible señalar con precisión, puesto que depende de la fuente que citemos. En el año 2000 el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) registró 1.448.936 de hablantes de náhuatl con respecto a la población total de 5 y más años, pero los cálculos de los especialistas ofrecen números aún mayores, es decir, de dos o tres millones.
En la actualidad, podemos encontrar a los hablantes en todo el territorio de México, sin embargo, el número varía mucho según cada estado, desde decenas hasta cientos de miles de hablantes. Según el último censo, los hablantes del náhuatl se agrupan sobre todo en la parte central de México, en Estados de Puebla - 400.000, Veracruz - 314.000, Hidalgo - 205.000, Guerrero - 130.000, San Luis Potosí - 131.000 personas. Por el contrario, en el centro del antiguo Imperio azteca donde, al entrar los españoles, había un gran número de hablantes, hoy día se registran pocos hablantes: en el Estado de México - 40.000 y en la capital solo 28.000.

Desde el punto de vista geográfico la distribución de los hablantes .es bastante irregular y aislada. Sumando solamente la extensión de los estados con el mayor número de los náhuatl hablantes, el territorio donde se habla el náhuatl se extiende más de 300.000 kilómetros cuadrados. Además, la distancia geográfica entre las regiones náhuatl hablantes influye considerablemente sobre la variedad de los dialectos del idioma.

.Pequeñas comunidades de los hablantes de náhuatl viven también en muchas otras regiones, así como en casi todas las ciudades grandes. Aunque fuera del territorio mexicano no hay ninguna comunidad oficial más grande, en los Estados Unidos, y sobre todo en California, Texas y Nueva York, viven algunos inmigrantes de habla náhuatl.
Comparando el número total de los hablantes de diferentes épocas del siglo XX, averiguamos que siguió creciendo. A medida que en el año 1970 fueron registrados 799.000 hablantes, en el año 1990 el número creció hasta 1.197.000 y el último censo cuenta con 1.448.936 de personas. Sin embargo, el porcentaje de los náhuatl hablantes en toda la populación mexicana del siglo pasado bajó. A principios del siglo XX formaron los hablantes de náhuatl más del 5 % de la populación mexicana, cien años más tarde es solo un por ciento.
¿Quiénes son los nahuas?
Primero quisiera explicar que el término nahua se emplea más bien en la literatura especializada que entre las elites indígenas. La mayoría de los nahuas actuales no se consideran nahuas. Si pregunto quienes son, muchos de ellos responden con el nombre del lugar de su origen, o recurrirán al uso de la palabra mexicano o masehualli (masehualme, en plural). Este último lo usaron ya los antiguos aztecas para denominar a la gente común o campesinos. Las estadísticas tienen a su disposición solamente los datos sobre los hablantes de náhuatl, o sea, en la encuesta se pregunta por la lengua y no por la identidad. Por lo cual hoy día nos referimos más bien a los náhuatl hablantes que a los nahuas.
De todos modos, los nahuas actuales son descendientes de los nahuas precolombinos, que se dividían en varios tribus, por ejemplo aztecas. Yo personalmente escuché muy pocas veces a los actuales hablantes de náhuatl decir que se consideraran descendientes de los aztecas, los que también hablaban el mismo idioma. Una explicación posible es que del pasado azteca se apodera toda la sociedad mexicana que se considera a sí misma mestiza, mezcla de los rasgos indígenas y europeos, y, por consiguiente, los símbolos aztecas, sus obras literarias, así como los monumentos históricos y topónimos en náhuatl como si pertenecieran a toda la nación mexicana.
¿Cómo viven los nahuas del siglo XXI?
. Las regiones nahuas mantienen hasta hoy día el modo de vida campesino, por lo cual entre los alimentos básicos pertenecen la maíz, verduras y carne de animales domésticos. Este modo de vivir permite alcanzar solo los medios de primera necesidad para la vida y, por consiguiente, hasta un 90% de los jóvenes abandona a sus familias y se traslada a las ciudades en busca de trabajo y de educación. Desde los años 70 del siglo XX penetran a estas regiones los logros de la sociedad moderna y junto con la instalación de electricidad los habitantes adquieren televisiones, molinos para la maíz, radios y, hoy día, incluso reproductores de DVD, cámaras y teléfonos móviles. Durante mi última visita en el año 2007 vi a un joven que cosechaba maíz, escuchando un pequeño reproductor mp3, mientras su abuelo traía madera con su burro y su hermana prendía fuego al aire libre para preparar la comida.
En las comunidades nahuas perviven fuertes enlaces familiares y la distribución tradicional de trabajo, los hombres labran la tierra familiar o alquilada (milpa) o trabajan como campesinos asalariados, las mujeres se quedan en casa para cuidar a los niños y ayudar con trabajos rurales. Los pocos que vuelven al terminar sus estudios en la ciudad trabajan, por lo general, como maestros de escuela primaria.


Centro de Estudios Ibero-Americanos, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad Carolina de Praga
http://sias.ff.cuni.cz/       http://www.ff.cuni.cz/